Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

México, Brasil y Venezuela, los peores para la prensa en 2014 según informe de RSF



El nuevo  Informe Anual 2014 de Reporteros Sin Fronteras (RSF) marca un panorama  poco alentador para América Latina en materia de libertad de información. Una vez más, México y Brasil aparecen como los países más mortíferos para los trabajadores de prensa, Venezuela como el país con mayor deterioro en las condiciones para ejercer la profesión y Cuba como el exponente de la mayor concentración mediática.

“México y Brasil siguen, un año más, disputándose el siniestro “honor” de ser los países más mortíferos de América Latina para los periodistas, con el mayor número de informadores asesinados, seguidos de cerca por Colombia y Paraguay”. Así empieza la introducción para América del Informe Annual de RSF sobre la libertad de información en el mundo.

Los otros números alarmantes presentados en el informe de la organización, con sede en Francia, dan cuenta de la  cantidad de muertes de periodistas en la región. De los 66 asesinatos de trabajadores de prensa en el mundo, 3 ocurrieron en México, 2 en Brasil, 2 en Colombia, 2 en Paraguay y 1 en Honduras.

Cabe aclarar que RSF elabora su clasificación mundial de la libertad de prensa con base en los casos en los que existe una clara conexión entre los asesinatos, arrestos y/o agresiones contra periodistas y el ejercicio de su profesión. Es por eso que en muchas ocasiones las cifras no coinciden con las ofrecidas por medios locales o con las de otros informes de organizaciones de defensa de la libertad de expresión y de prensa.

En México se contabilizaron al menos 8 asesinatos de periodistas e internautas, aunque a la fecha tan sólo tres, de acuerdo con RSF, corresponden a casos probados como muertes relacionadas con el ejercicio de su profesión. La organización también señaló el efecto amedrentador de la ferocidad de los ataques, amenazas y secuestros de profesionales de la prensa que resultan en una situación de autocensura informativa en el país.

En Brasil, las agresiones contra la prensa se dieron principalmente en el marco de coberturas de manifestaciones, como el caso de Santiago Ilídio Andrade, quien murió mientras cubría un enfrentamiento entre la policía militar y manifestantes que protestaban por el aumento de las tarifas del transporte público en Río de Janeiro.

En Colombia, la amenaza proviene de grupos paramilitares, como el “Bloque Capital-Águilas Negras”, que amenazó a periodistas dándoles un plazo para abandonar las ciudades donde desempeñaban sus actividades.

Paraguay tiene su zona negra en la región de la frontera con Brasil, en donde reina el crimen organizado en torno al narcotráfico. Los periodistas que se atreven a reportar casos de corrupción en el área son cada vez menos tras los casos de periodistas como Pablo Medina, asesinado en el ejercicio de su profesión de la misma manera en que le sucedió a su hermano en 2001.

El estado de la libertad de información en Honduras es crítico desde el golpe de Estado de 2009. RSF señala en su informe que allí se “promulgaron una serie de leyes para reforzar la militarización de la sociedad, según el deseo del actual Presidente de la República, Juan Orlando Hernández, defensor de la “seguridad a cualquier costo”.

El informe cita como ejemplo la reciente sancionada Ley de Secretos Oficiales y Desclasificación de la Información Pública, a la que RSF califica de “imprecisa, discrecional y votada de forma apresurada” y que  constituye “una nueva derrota para la libertad de información en uno de los países más peligrosos de América”.

“Un año negro para Venezuela”

Aunque no ocurrieron asesinatos en Venezuela, el foco está puesto en este país porque retrocedió 21 posiciones en tan solo un año en el ranking de Libertad de Prensa de RSF, situándose en el puesto 137 en una clasificación mundial de 180 estados. A éste le siguen México, en el puesto 148, y Cuba, en el 169, que es el peor país latinoamericano de dicha clasificación, en donde las detenciones y arrestos arbitrarios son cotidianos y resultan en la autocensura y la falta de cirulación de la información.

La organización señaló que el accionar de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) durante las distintas manifestaciones contra el gobierno fue uno de los principales factores de este deterioro. “[2014] fue un año negro” para Venezuela,  dijo la responsable para América de RSF, Claire San Filippo, en declaraciones a la agencia de noticias EFE.  La organización Espacio Público ya había señalado que Venezuela tuvo el mayor número de incidentes registrados en los últimos 20 años durante el 2014.

El informe de RSF menciona cifras reveladas por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) de Venezuela que registró, hasta el mes de junio, 231 agresiones a profesionales de la información durante las protestas, de las cuales el 62 por ciento fueron cometidas por la GNB.

Así por ejemplo, el pasado noviembre miembros de la GNB amenazaron de muerte a tres periodistas cuando cubrían la huelga de hambre que iniciaron algunos presos en la cárcel de Uribana (estado de Lara), como protesta por los maltratos que padecen por parte del personal penitenciario.




Boletín

Suscríbase a nuestro boletín semanal "Periodismo en las Américas"

Boletim Semanal (Português)
Boletín Semanal (Español)
Weekly Newsletter (English)
 
Marketing by ActiveCampaign

Facebook